Monolaurina como suplemento

En: - NUTRIENTES Comentario: 0 Golpear: 1134

El coco es un alimento estudiado por sus diversas propiedades para la salud. Contiene un ácido graso de cadena media llamado ácido láurico que combinado con glicerol da lugar a la monolaurina (laurato de glicerilo, gliceril laurato o glicerol monolaurato). El ácido láurico también se encuentra de manera natural en la leche materna.

 

El ácido láurico, presente en el aceite de coco, es transformado por el organismo tras su ingesta en los monoglicéridos monolaurina y monocaprina.

 

La monolaurina fue descubierta por el profesor Kabara quien identificó las propiedades de esta sustancia para potenciar el sistema inmunitario y luchar contra las infecciones. A partir de este descubrimiento se originó el producto Lauricidin que es monolaurina de gran pureza.

 

Kabara encontró que la actividad antiinfecciosa de los lípidos está relacionada con su estructura. Así, los monoglicéridos presentan esta actividad que no estaría presente en los diglicéridos y los triglicéridos. De los ácidos grasos saturados el ácido láurico es más efectivo que los ácidos caprílico, cáprico y mirístico.

 

La monolaurina se emplea para diferentes fines: resfriados, gripes, diversas infecciones víricas y bacterianas, herpes, enfermedad de Lyme, fatiga crónica. Tiene propiedades antimicrobianas contra ARN-virus y ADN-virus con membrana lipídica, muchas bacterias gram positivas y protozoos patógenos.

 

Su eficacia se extiende a virus con envoltura lipídica como el HIV-1, paramixovirus, rubeola, gripe, bronquitis, herpes zóster, varicela-zóster, Epstein-Barr, citomegalovirus, herpes simple I y herpes simple 2; pero parece no tener efecto contra virus como el de la polio, coxackie, rinovirus, rotavirus y encéfalomiocarditis.

 

Algunos estudios (Shari Lieberman 2006) han mostrado la capacidad de la monolaurina contra ciertos hongos (varias especies de tiña), levaduras y protozoos. También se ha encontrado en algunos estudios la capacidad de la monolaurina para matar la Cándida albicans y el parásito Giardia lamblia.

 

Según el trabajo de Enig M. (1998), la monolaurina puede desactivar virus como el herpes simple 1, sarampión, citomegalovirus, VIH, virus de la estomatitis vesicular y virus visna.

En la década de los sesenta, se comercializó por primera vez la monolaurina como suplemento nutricional y hoy se vende en todo el mundo para el apoyo de la función del sistema inmunitario y el equilibrio de la microbiota intestinal. Su uso se ha asociado con una variedad de trastornos, incluidos el resfriado común, la gripe, el herpes simple, el herpes zóster y el síndrome de fatiga crónica. El pionero en utilizar la monlaurina fue el profesor emérito de la universidad dde michigan, Jon J. Kabara que demostró los efectos virucidas de este ácido graso en las envolturas de los virus RNA y DNA.

La monolaurina, conocida como glicerol monolaurato (GML), es un monoéster formado a partir de glicerol y ácido láurico. El ácido láurico es un ácido graso saturado de cadena media de 12 carbonos. La fuente dietética más rica de GML es el aceite de coco, pero también se encuentra en la leche materna y en menor cantidad en el aceite de palma. Aunque el cuerpo puede convertir el ácido láurico en GML por medio de la actividad enzimática, no se sabe qué cantidad ocurre realmente este proceso y actualmente se siguen estudiando su metabolismo y propiedades.

 

El GML se ha utilizado durante décadas como aditivo (emulsionante y conservante) en la industria alimentaria. La actividad antimicrobiana de los ácidos grasos y sus ésteres es bien conocida, siendo la longitud de cadena, la insaturación (cis, trans) y los grupos funcionales los que afectan esta actividad. El GML es uno de los ácidos grasos más potentes como agente antimicrobiano, siendo hasta 200 veces más eficaz que el ácido láurico en la actividad bactericida contra ciertos microbios según estudios in vitro. Esta potente actividad antimicrobiana es la que ha llevado a algunos científicos a explorar su uso clínico potencial como suplemento nutricional.

Según los datos publicados, se recomienda iniciar la ingesta con dosis bajas y aumentar gradualmente la dosis oral diaria para adultos de 1 hasta 5 gramos de GML. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) le ha otorgado al GML el estado de generalmente reconocido como seguro (GRAS), pero no ha publicado pautas estándar de dosificación. La estabilidad y solubilidad del GML son bajas en un ambiente acuoso, y la FDA ha declarado que la aplicación tópica de GML también es segura hasta concentraciones de 100 mg/ml.

El presente artículo realiza una revisión narrativa de los estudios publicados sobre las aplicaciones clínicas, eficacia y seguridad del GML como suplemento dietético. De los 190 artículos encontrados, solo 28 cumplieron con los criterios de inclusión.

La actividad antibacteriana del GML está bien documentada. Se ha mostrado eficaz contra una amplia gama de bacterias gram positivas y gram negativas. La eficacia está influenciada por el pH, la temperatura y cualquier agente aglutinante. También es eficaz contra varios biofilms bacterianos, incluidos las producidos por Staphylococcus aureus, Enterococcus faecalis, Pseudomonas aeruginosa y Acinetobacter baumannii

El GML parece aumentar la eficacia de otros agentes antibacterianos in vitro. Por ejemplo, la adición del GML a análogos de la menaquinona, ácido etilendiaminotetraacético (EDTA) y aceite de orégano parece mejorar su capacidad para inhibir el crecimiento de la S. aureus. En un estudio in vivo en humanos, el enjuague con un enjuague bucal con GML disminuye la infección oral por Helicobacter pylori mejor que el tratamiento tradicional de limpieza dental.

Existen estudios in vitro que han demostrado que GML tiene actividad antiviral contra el VIH-1, el virus del herpes simple (HSV) y el citomegalovirus.

Ha demostrado actividad antifúngica in vitro contra Candida albicans en biofilms. Existen preparaciones de geles intravaginales que contienen GML que pueden reducir los recuentos de varias especies de Candida y Gardnerella vaginalis. Ninguno de estos geles mostró afectación en el recuento de Lactobacillus ni alteración del pH vaginal.

En un estudio realizado con los aspirados gástricos de bebés prematuros (alimentados con leche materna o fórmulas infantiles estándar de leche de vaca) se demostró, que los recuentos de S. epidermidis, Escherichia coli, HSV-1 y el virus de la estomatitis vesicular disminuían 1h después de la ingesta de la leche. Todas estas leches contienen alrededor del 40% al 50% de triglicéridos de cadena media (entre los que se encuentra en mayor proporción el ácido láurico) que son agentes microbicidas activos. Aunque esta evidencia apunta a la actividad antimicrobiana de una variedad de lípidos ingeridos, sí muestra que estos retienen su actividad antimicrobiana en el tracto digestivo, al menos hasta el nivel del estómago.

Existe evidencia in vitro de que el GML tiene un efecto dosis-dependiente sobre la activación y proliferación de los linfocitos T, lo que puede sugerir su uso en el apoyo del funcionamiento del sistema inmunitario. En estudios con modelos animales con células tumorales de carcinoma de Ehrlich implantadas peritonealmente, las soluciones salinas de GML inyectadas inhiben el crecimiento tumoral.

Hasta la fecha, donde existe más evidencia científica como sustancia antimicrobiana en humanos es a nivel intravaginal (tampón vaginal) e intraoral (enjuague bucal). Sin embargo, en los últimos meses se están publicando artículos relacionados con la monolaurina, el ácido láurico y el aceite de coco y su efecto antiviral. Concretamente, Dayrit y colaboradores (2020) y Law y colaboradores (2020) han reportado que el ácido láurico y la monolaurina tiene antividad antiviral in vitro frente al SARS-CoV-2 por tres mecanismos: desintegración de la cubierta del virus, inhibición de la maduración y prevención de la unión de las proteínas virales en las membranas de la célula huésped. Por ello, se deberá estar atentos a las nuevas publicaciones que arrojen mayor evidencia científica sobre la monolaurina, sola o como vehículo de otros fármacos.

 

Algunos usos terapéuticos:

Monolaurina contra enfermedad de Lyme

En un estudio publicado en 2015 en Journal of Applied Microbiology, se estudió la eficacia de 15 fitoquímicos y micronutrientes contra 2 especies de Borrelia: Borrelia Burgdorferi y Borrelia Garinii. Los nutrientes estudiados fueron: hidroxitirosol, baicaleina, ácido cis-2-decenoico, morina, oenina, vitamina D3, vitamina C, ácido rosmarínico, kaemferol, piceatanol, rottlerin, luteolina, fisetina, monolaurina y kelp (iodina). Se evaluó la eficacia de los nutrientes contra las Borrelia tanto en forma de espiroqueta, como en forma redondeada y en forma de biofilm. La monolaurina fue uno de los nutrientes que mostraron más potencia contra espiroquetas, formas redondas y biofilm de la Borrelia burgdorferi y garinii.

Monolaurina contra el HIV

El primer estudio clínico con la monolaurina y el aceite de coco se realizó con 15 pacientes infectados con VIH en un hospital de Manila. A los 6 meses la carga vírica se había reducido en 8 de los pacientes.

 

Monolaurina contra Candida

Un estudio (Seleem, Chen, Benso, Pardi y Murata) sobre la actividad in vitro de la monolaurina contra Candida albicans, concluyó que el glicerol monolaurato (monolaurina) tiene actividad antifúngica contra Candida albicans y puede modular la respuestas proinflamatoria del huésped.

Un ensayo (Bergsson y otros) estudió la susceptibilidad de Candida albicans a varios ácidos grasos y sus 1-monoglicéridos. El resultado fue que el ácido cáprico causó la muerte más rápida y efectiva de las 3 cepas de Candida albicans utilizadas. El ácido láurico fue el más activo en concentraciones más bajas.

 

Actividad contras bacterias

En un estudio (Preuss y Echard) con ratones infectados con Staphylococcus aureus se llegó a la conclusión de que tanto el aceite de orégano como la monolaurina son efectivos como prevención y tratamiento de la infección por esta bacteria.

En un trabajo de 2008 de Batovska, Todorova, Tsvetkova y Najdensky se evaluó la actividad antibacteriana de los triglicéridos de cadena media y sus 1-monoglicéridos contra varias cepas de bacterias gram-positivas de los géneros Staphylococcus, Corynebacterium, Bacillus, Lysteria y Streptococcus. La monolaurina resultó ser el compuesto más activo.

La monolaurina es absorbida por las membranas celulares de las bacterias gram positivas perjudiciales, sin llegar a afectar a las bacerias digestivas beneficiosas. En 1992 se probó que la monolaurina ayudaba a reducir la toxicidad producida por Staphylococcus. En 2005 se demostró que la monolaurina inhibía genes involucrados en la producción de toxinas por parte del ántrax.

También se ha estudiado la actividad de la monolaurina contra bacterias gram negativas. Así, se ha visto que actúa contra la bacteria estomacal Helicobacter pylori independientemente del grado de acidez estomacal.

Según un estudio, la monolaurina inhibe el crecimiento de bacterias gram positivas y gram negativas en la piel infantil.

 

Contraindicaciones y efectos secundarios de la monolaurina

Según una revisión de estudios sobre la monolaurina (Lieberman, Enig, Preuss) se trata de un producto seguro y no tóxico. Es efectiva contra muchos microorganismos y puede tomarse a diario dado que no parece crear resistencia antiviral ni antibacteriana. La dosis generalmente recomendada en adultos es de 1 a 3 gramos, aunque pueden emplearse dosis mayores si fuese necesario. Para niños pueden emplearse dosis de 30 mg de 1 a 3 veces al día.

 

Cuando se inicia un tratamiento con monolaurina se puede experimentar la conocida como reacción de Herxheimer durante los primeros días. Ésta consiste en una serie de síntomas como dolor de cabeza, irritabilidad, dolor muscular, etc.

 

La monoalurina en dosis terapéuticas de 2500 mg/día a 9000 mg/día suele tolerarse bien, aunque puede causar como efecto secundario el ablandamiento de las heces.

Según parece la monolaurina no perjudica a las bacterial intestinales beneficiosas y sí a las patógenas. En un estudio de 1991 (Isaac y otros) aportan que la monolaurina no desactivó la Escherichia coli común ni la Salmonella enteriditis, pero sí la Hemophilus influenza, Staphylococcus epidermis y streptococos gram positivos del grupo B.

 

Referencias

Barker LA, Bakkum BW, Chapman C. The Clinical Use of Monolaurin as a Dietary Supplement: A Review of the Literature. J Chiropr Med. 2019 Dec;18(4):305-310.SM import Solaray. Ésta información ha sido extraída de diferentes revistas, internet, libros y artículos de divulgación científica y no científica. Recomendamos encarecidamente que ante cualquier problema de salud acuda a su médico.

 

 

 

Revisado por:

Jorge López

Tecnico Naturópata colegiado

Nutricionista y Entrenador Personal (FPEF)

Universidad Europea Miguel de Cervantes

Universidad de Nebrija

 

 

Aviso:

La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Herboristería de Mamica no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Herboristería de Mamica no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

 

comentarios

Deje su comentario

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre

Esta tienda te pide que aceptes cookies para fines de rendimiento, redes sociales y publicidad. Las redes sociales y las cookies publicitarias de terceros se utilizan para ofrecerte funciones de redes sociales y anuncios personalizados. ¿Aceptas estas cookies y el procesamiento de datos personales involucrados?

Cookies necesarias
Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.
Nombre de la cookie Proveedor Finalidad Caducidad
PrestaShop-# herboristeriamamica.es Esta cookie permite conservar abiertas las sesiones del usuario durante su visita y le permite pasar un pedido o toda una serie de funcionamientos como: fecha de adición de la cookie, idioma seleccionado, divisa utilizada, última categoría de producto visitado, productos recientemente vistos, acuerdo de utilización de servicios del sitio, identificador del cliente, identificador de conexión, apellido, nombre, estado conectado, su contraseña cifrada, e-mail relacionado con la cuenta del cliente y el identificador del carrito. 480 horas
Cookies estadísticas
Las cookies estadísticas ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.
Nombre de la cookie Proveedor Finalidad Caducidad
collect Google Se utiliza para enviar datos a Google Analytics sobre el dispositivo del visitante y su comportamiento. Rastrea al visitante a través de dispositivos y canales de marketing. Sesión
r/collect Google Se utiliza para enviar datos a Google Analytics sobre el dispositivo del visitante y su comportamiento. Rastrea al visitante a través de dispositivos y canales de marketing. Sesión
_ga Google Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web. 2 años
_gat Google Utilizado por Google Analytics para controlar la tasa de peticiones 1 día
_gd# Google Se trata de una cookie de sesión de Google Analytics que se utiliza para generar datos estadísticos sobre cómo utiliza el sitio web que se elimina cuando sale de su navegador. Sesión
_gid Google Registra una identificación única que se utiliza para generar datos estadísticos acerca de cómo utiliza el visitante el sitio web. 1 día
Contenido no disponible