Cannabis Sativa de Prohibido a remedio sagrado

En: - WiKiMAMICA En: Comentario: 0 Golpear: 231

Increibles propiedades y beneficios del cañamo

Las súper semillas, llamadas así por su gran cantidad de beneficios para la salud...

Así que saca el incienso y el pachuli – ¡vamos a hablar del cáñamo!

Pero antes de tomar tu atuendo y vinilos, hay una confusión que aclarar para poder mencionar los beneficios nutricionales del cáñamo (¡sí existen!).

¿Acaso el cáñamo no es marihuana?

El cáñamo y la marihuana provienen del cannabis, pero en realidad es hasta ahí que se parecen.

Puedes pensar en el cáñamo como el hermano trabajador de la marihuana. Mientras que el químico psicotrópico tetrahidrocannabinol (THC) de la marihuana te deja colocado, el cáñamo posee un trabajo más conservador dentro del mundo industrial.

En cambio es rico en macronutrientes, es considerado un super alimento, es una fuente abundante de Ácidos Grasos Esenciales Omega 3 y 6. También es una fuente de los súper ácidos grasos ácido gamma linolénico (GLA) y ácido Estearidonico (SDA), CBD (Cannabidol), proteinas y mas nutrientes.

Es un producto muy utilizado tanto por sus ricas propiedades alimenticias (nutricionales), como usado tradicionalmente en tratamientos para la salud.

Primero Hablaremos del CBD o Cannabidol:

Extracto de hojas de una variedad seleccionada de cáñamo industrial, Cannabis sativa, caracterizada por su elevado contenido en Cannabidol o CBD, un cannabinoide que posee importantes acciones biológicas sobre el sistema nervioso, es un complemento alimenticio que no contiene tetrahidrocannabinol (THC), el componente psicoactivo del Cannabis.

 Cannabis sativa o cáñamo industrial, popularmente se conoce la planta de Cannabis o marihuana por su uso con fines lúdicos, debido a sus propiedades psicoactivas. Sin embargo, hablar de Cannabis también implica hablar del uso que se ha dado a esta planta a lo largo de la historia por sus propiedades medicinales.

El uso del Cannabis en Europa se conoce desde el siglo XIX para el tratamiento del dolor, espasmos, disentería, depresión, trastornos del sueño y pérdida de apetito.

Las plantas medicinales han sido el punto de partida de la farmacoterapia actual y aun en nuestros días siguen siendo un referente en el descubrimiento de nuevos medicamentos.

 Un hito en la historia de la Farmacia fue el aislamiento de los alcaloides de la adormidera, Papaver somniferum, ya que dio paso al descubrimiento de un sistema de neurotransmisión en el Sistema Nervioso relacionado con las vías de transmisión del dolor, el sistema opioide endógeno, de enorme trascendencia en el tratamiento analgésico. La actividad terapéutica de la adormidera es innegable a pesar de que de esta misma planta proceden drogas como el opio o la heroína.

Pues bien, en los años 90, sucede algo similar a lo ocurrido con el opio, al descubrirse una vía de comunicación intercelular en el Sistema Nervioso:

El sistema cannabinoide endógeno, sCBe, o sistema endocannabinoide. La diferencia con el sistema opioide endógeno estriba en que mientras que este funciona de manera similar a como actúan los neurotransmisores, el sistema cannabinoide se asocia con otro tipo de función sináptica, algo mucho más novedoso: el control retrogrado de las sinapsis excitatorias e inhibitorias.

Esto supone una revolución con respecto a las ideas que se tenían sobre el funcionamiento de la comunicación interneuronal.

 

Sistema endocannabinoide

Está presente en el Sistema Nervioso Central y Periférico. Formado por neuromoduladores lipídicos y sus receptores, participa en procesos fisológicos como la regulación de la función motora, el proceso de aprendizaje y la memoria, el apetito, la regulación de la temperatura corporal, la sensación de dolor, la inflamación, el estado de ánimo y la modulación de los efectos psicoactivos del Cannabis. Está implicado también en la etiología de algunas enfermedades relacionadas con el estilo de vida como la enfermedad de Crohn, la ateroesclerosis, y la artritis.

Este sistema es capaz de reducir las señales relacionadas con el estrés que conducen a la inflamación crónica y provocan dolor y actúa sobre la sintomatología asociada a la inflamación.

El sistema endocannabinoide está compuesto por unos mediadores químicos o endocannabinoides, los receptores cannabinoides y por sistemas de síntesis y degradación de los endocannabinoides.

 

Receptores cannabinoides

Los primeros receptores cannabinoides que se descubrieron fueron identificados como CB1y CB2. A pesar de que la estructura de estos receptores guarda una considerable similitud, su distribución y actividad es distinta

Los receptores CB1 denominados primeramente como “receptores centrales de cannabinoides” por su abundancia en el Sistema Nervioso Central, están relacionados con la memoria y aprendizaje, la percepción sensorial, el movimiento y con los efectos del Cannabis sobre el comportamiento.

 

En el Sistema Nervioso se localizan principalmente en áreas relacionadas con:

 

  • Función motora (cerebelo, ganglios basales).
  • Memoria y aprendizaje (corteza, hipocampo).
  • Emociones (amígdala).
  • Percepción sensorial (tálamo).
  • Funciones autónomas y endocrinas (hipotálamo, medula).
  • Terminaciones nerviosas periféricas (piel, digestivo, circulatorio, respiratorio).

 

También se distribuyen en tejidos y órganos como el endotelio vascular, hueso, testículos, útero, hígado y tejido adiposo.

 

Los receptores CB2, también conocidos como “receptores periféricos de cannabinoides”, se encargan de modular la respuesta inmune, la inflamación (neuroinflamación) y el dolor neuropático (dolor resultante de un daño o una enfermedad que provoca que las fibras nerviosas puedan ser dañadas o que sean disfuncionales provocando sensaciones anormales o disestesias y dolor producido por estímulos normalmente inocuos que son patológicamente amplificados).

Están distribuidos en el sistema inmune, tanto en las células periféricas (linfocitos, monocitos, macrófagos) como en los tejidos (ganglios linfáticos, bazo).

 

Se ha descrito otro receptor denominado CB3 o no CB1/CB2 y también, que los endocannabinoides interaccionan sobre otros receptores en el organismo como el receptor vaniloide tipo 1 implicado en la señalización del dolor.

 

Cannabinoides endógenos y fitocannabinoides

Los receptores endocannabinoides son receptores acoplados a proteínas G (un sistema de recepción y transducción de señales para producir respuestas celulares mediado por las proteínas G) y responden al estímulo de unos compuestos producidos por nuestro organismos a los que llamamos cannabinoides endógenos, derivados del ácido araquidónico, del que también se derivan un gran número de mensajeros químicos. Los principales cannabinoides endógenos son:

 

 N-araquidoniletanolamina (AEA) o anandamida donde el prefijo “ananda” que proviene del sanscrito y quiere decir “embeleso” o placer interno”, hace alusión a los efectos de la marihuana

 2-araquidonilglicerol (2-AG)

 

La marihuana produce unas moléculas llamadas cannabinoides o fitocannabinoides, (tetrahidronnabidol, cannabidiol, etc.) que mimetizan los efectos de los cannabinoides endógenos y que actúan sobre los mismos receptores que estos.

 

Los receptores CB1 responden a la anandamida siendo el tetrahidrocannabinol (THC) su fitocannabinoide equivalente. La activación de estos receptores afecta a la memoria y aprendizaje, la percepción sensorial (disminuye la sensibilidad al dolor) y el movimiento (hipomotilidad) y parece ser la responsable de los efectos sobre el comportamiento del Cannabis así como de sus efectos negativos en sujetos altamente susceptibles.

 

Sobre los receptores CB2 actúa otro endocannabinoide fundamental, el 2-araquidonilglicerol (2-AG) y su fitocannabinoide equivalente es el cannabidiol o CBD. Están involucrados en la regulación del apetito, en el Sistema Inmunitario y en el control del dolor. Hay que destacar que la afinidad del CBD sobre los receptores CB1 y CB2 es muy baja y sin embargo es capaz de interactuar con estos receptores a concentraciones razonablemente bajas.

Los endocannabinoides se fijan a receptores de membrana que se encuentran localizados habitualmente de forma presináptica. Los receptores CB1 reducen la actividad neuronal e interfieren con la liberación de algunos neurotransmisores como la serotonina, GABA o acido gamma-aminobutirico, acetilcolina, dopamina, histamina, glutamato y noradrenalina, cuando se produce un exceso o un déficit en la liberación de estos, protegiendo al Sistema Nervioso Central del daño provocado por estas situaciones.

Cuando se sobreestimulan los receptores postsinapticos de algunos neurotransmisores, se provoca una síntesis de precursores de endocannabinoides, liberando a la hendidura sináptica endocannabinoides activos que actúan sobre los receptores CB1 de la neurona presinaptica, se cierran los canales del Ca++ y se facilita la entrada de iones K+, se dificulta así, la despolarización de la membrana plasmática y se bloquea la liberación del neurotransmisor correspondiente. Una vez que se ha producido la acción, los endocannabinoides activos pierden su actividad y vuelven a la célula que los ha liberado donde son degradados.

Aunque es característica la localización presinaptica de los receptores CB1, se ha descrito también su localización post-sináptica.

 

Diferencias de acción entre fitocannabinoides y cannabinoides endógenos

Los cannabinoides endógenos se producen en lugares específicos del organismo en respuesta a estímulos concretos, actúan allí donde se generan y no pasan al torrente sanguíneo, mientras que cuando se administran fitocannabinoides, estos pasan al torrente sanguíneo y actúan sobre todos los receptores cannabinoides presentes en todos los sistemas de nuestro organismo. Es decir, si se administra THC a una persona con sobrepeso que tiene dolor, se calma el dolor pero se aumenta el apetito. Si se administra THC y CBD, se calma el dolor pero probablemente el efecto sobre el apetito será menor y si se administra CBD tendremos un efecto ansiolítico, antioxidante y neuroprotector.

 

Cannabis y CBD

 

Cannabis sativa tiene dos subespecies: indica y sativa. Una variedad de esta última es el cáñamo y tiene uso industrial y alimentario.

 

Es de sobra conocido el manejo de Cannabis indica por su contenido en tetrahidrocannabinol o THC un cannabinoide descubierto en 1964 a partir de la resina y flores del Cannabis que trabaja sobre los receptores CB1 del sistema cannabinoide y que tiene propiedades psicoactivas.

Posteriormente se aislaron numerosos compuestos cannabinoides sin propiedades psicoactivas, como el cannabidiol (CBO), cannabigerol (CBG) y cannabicromeno (CBC) entre otros. Estos compuestos ejercen múltiples acciones a través de mecanismos que están relacionados solo parcialmente con la modulación del sistema endocannabinoide.

A pesar de que en muchos países el Cannabis es ilegal, el renovado interés por sus propiedades medicinales ha llevado al desarrollo de medicamentos basados en cannabinoides que se usan actualmente en la práctica clínica.

En la actualidad, se cultivan variedades de cáñamo industrial que se caracterizan por su contenido en cannabidiol o CBD un cannabinoide que no posee efectos psicoactivos pero que tiene beneficiosas propiedades terapéuticas.

 

Propiedades del CBD

 

Antiinflamatorio y antioxidante

El cannabidiol tiene actividad antiinflamatoria por su capacidad de suprimir la producción de un amplio rango de citocinas proinflamatorias (mediadores de la inflamación) como el factor de necrosis tumoral (TNF) y la interleukina IL-1β.

También posee una potente acción inhibitoria del estrés oxidativo y nitrosativo, modulando la acción de la enzima oxido nítrico sintasa inducible y reduciendo la producción de especies reactivas de oxígeno.

 

Este compuesto, y otros cannabinoides no-psicoactivos, poseen propiedades neuroprotectoras, antioxidantes y antiinflamatorias.

 

CBD y dolor

Cada vez se conocen más evidencias que apuntan a que los cannabinoides pueden influir sobre los mecanismos de inhibición y sobre los procesos fisiopatológicos que influyen en la sensibilidad al dolor El efecto analgésico de los cannabinoides está más relacionado con las situaciones de hiperalgesia y los estados inflamatorios.

Ensayos clínicos que realizados con más de 1000 pacientes han puesto de relieve su eficacia sobre diferentes tipos de dolores crónicos, si bien la gran mayoría de los ensayos controlados se han efectuado con pacientes con dolor neuropático crónico.

El cannabidiol tiene una baja afinidad por los receptores CB1 y CB2 pero su actividad agonista sobre los receptores CB2 parece estar relacionada con sus propiedades antiinflamatorias, influyendo sobre el dolor.

También se ha comprobado que el cannabidiol en aplicación tópica reduce el dolor y la inflamación en procesos articulares, sin efectos secundarios apreciables (Hammell et al. 2016)

 

Estado de ánimo

Se ha demostrado que el CBD se une a un subtipo de receptor de la serotonina: 5-HT1A. La activación de este receptor en áreas clave del cerebro es la razón de su acción ansiolítica, antidepresiva y antipsicótica.

 

Enfermedades neurodegenerativas

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa provocada por la muerte de neuronas dopaminergicas que se manifiesta con alteraciones en el movimiento y en las funciones cognitivas.

Si bien la acción neuroprotectora del cannabidiol se relaciona con su actividad antiinflamatoria y antioxidante, aquí parecen apuntarse otros mecanismos.

Se ha estudiado la capacidad de neurogénesis del CBD frente al daño por tóxicos como el MPP+ (metil-fenilpiridinio), un toxico del sistema dopaminergico relevante en la enfermedad de Parkinson, observándose que a pesar de que no aumenta la expresión del factor de crecimiento nervioso o FCN, (un mensajero químico de las células nerviosas que trabaja en el desarrollo de estas), impide la disminución de este factor que provoca el MPP+, concluyendo que el CBD tiene un potencial neurorestaurador independiente del Factor de Crecimiento Nervioso.

El cannabidiol es capaz también de controlar los síntomas que acompañan al trastorno de conducta del sueño en fase REM, una alteración del sueño que cursa con una pérdida de atonía muscular, en pacientes de Parkinson.

También se han hecho estudios sobre el empleo de CBD en pacientes de Parkinson con cuadros psicóticos, apreciándose una mejoría sin que se produzca un empeoramiento de la función motora.

 

Enfermedad de Alzheimer

Esta enfermedad neurodegenerativa se caracteriza por la muerte neuronal ocasionada por el depósito de sustancia β-amiloide en el cerebro y la acumulación de unos ovillos de fibrillas de proteína Tau en el interior de las neuronas. Como consecuencia, se origina una demencia progresiva de quien la padece.

Estudios in vivo en ratas han mostrado que el CBD inhibe la formación de placas de sustancia β-amiloide reduciendo la producción de especies reactivas de oxígeno y la peroxidación lipídica.

CBO es capaz de atenuar la formación de sustancia beta-amiloide modulando la expresión de óxido nítrico sintasa inducida (iNOS). Asimismo puede modular la función de las células de la microglia y la expresión de citocinas mejorando el aprendizaje.

 

Isquemia cerebral e hipoxia

La isquemia es el resultado de una interrupción transitoria o permanente del flujo sanguíneo cerebral causada por un embolo o una trombosis local, de manera que se alteran las funciones cerebrales. Esto desencadena una compleja secuencia de acontecimientos incluyendo mecanismos de excitotoxicidad, liberación de neurotransmisores, rotura de la barrera hematoencefalica, inflamación y producción de citocinas.

Se ha demostrado que el CBD puede invertir el daño cerebral provocado por isquemia cerebral en ratones y que puede disminuir el daño cerebral y las convulsiones asociadas con la oclusión temporal de las arterias carótidas.

 

Puede reducir la caída hemodinámica cerebral y mejorar la actividad metabólica del cerebro. CBD podría ejercer una acción neuroprotectora frente a la isquemia cerebral generando un incremento del flujo sanguíneo mediado por el receptor de la serotonina 5HT1A.

Se han hecho estudios también en ratas sobre su efecto frente a la hipoxia en neonatos y puede ser considerado como un candidato potencial para futuros ensayos clínicos en este campo.

 

Otras aplicaciones terapéuticas del Cannabidol

El mecanismo antiepiléptico del Cannabidol no se conoce bien. Dado que no tiene gran afinidad sobre los receptores CB1 y CB2, parece trabajar a través de mecanismos diferentes. Puede estar implicado en una reducción de los depósitos de iones calcio en las mitocondrias mediante una interacción con el cambiador mitocondrial sodio-calcio.

En la actualidad está tomando cuerpo, basándose en datos farmacológicos, el Papel de este compuesto en el tratamiento de la epilepsia refractaria aunque son necesarios más estudios al respecto (Willy T.).

En 2005 se demuestra también su acción antiemética contra náuseas y vómitos. El CBD también se ha estudiado por su efecto antitumoral debido a su capacidad antiproliferativa y pro-apoptotica que interfieren con la neovascularización de los tumores. Se han publicado estudios sobre la acción del CBD en tumores de vejiga, Cerebro, mama, colon, pulmón, leucemia y sarcoma de Kaposi.

Estudios realizados con el cannabis en insomnio sugieren que el Cannabidol puede tener un potencial terapéutico en el tratamiento del insomnio, en trastornos de la fase REM y en la somnolencia durante el día (Babson K.A. 2017) Inhibe la síntesis de lípidos en las células de las glándulas sebáceas induciendo apoptosis a altas dosis en modelos de acné.

Se le ha atribuido también una capacidad para acelerar la formación de callo óseo en las fracturas de huesos.

Hablemos del Cañamo propiamente dicho:

El cáñamo es una planta alta con fibras robustas perfectas para hacer sogas, textiles y papel. “La planta puede crecer sin pesticidas, purifica el suelo a su alrededor y se deshace de las malas hierbas”.

Es por esto que la mayor parte del mercado del cáñamo no es manipulado genéticamente y es naturalmente orgánico – un cultivo verdaderamente sostenible y sano para nuestro ambiente.

En lo que se refiere a THC, el cáñamo puede tener “tan poco como un 0.5%” de THC, mientras que las plantas de marihuana utilizadas para recreación “normalmente tienen alrededor de 15% de THC”.

Este es el porqué de que comer productos del cáñamo no te deje drogado.

Formas nutricionales del cáñamo

El cáñamo es tan versátil que puede ser añadido a tu dieta de 4 maneras diferentes.

Semillas enteras de cáñamo (cañamones)

Las semillas de cáñamo han sido prohibidas en algunos países (por su relación con la marihuana), así que suelen ser vendidas como semillas esterilizadas. Por supuesto que no puedes sembrar cáñamo en el patio de tu casa. Mientras la esterilización daña un poco el aceite de la semilla, no afecta su contenido de fibras y proteínas.

Bueno, lo mismo aplica para la semilla como tal. Las semillas de cáñamo con sus duras cáscaras son fuentes crujientes de fibra insoluble.

La fibra insoluble es responsable de depurar nuestros intestinos y hacer espacio para expulsar los desechos. Sin la fibra insoluble, los alimentos digeridos se quedarían dentro de nuestro organismos provocando el incómodo sentimiento de estreñimiento.

Así que si buscas añadir más deliciosa fibra a tu dieta y alcanzar los 25 a 38 gramos diarios que debería consumir cada individuo, prueba las semillas de cáñamo con su cáscara.

Pero aquí está el asunto: los cañamones se vuelven más densos en proteínas si remueves su caparazón. Removiendo esta cáscara, el contenido de ácidos grasos esenciales aumenta mientras que los niveles de carbohidratos disminuyen.

Semillas de cáñamo sin cáscara

Yo prefiero las semillas sin cáscara no sólo porque saben mejor, sino porque tienen un mayor contenido de proteínas que la versión con cáscara.

¡20 gramos (2 cucharadas) de semillas de cáñamo contienen 10 g de proteínas!

El corazón del cáñamo es una suave semilla con un leve sabor a nuez similar al piñón. Mi forma favorita de comerlo es espolvoreado sobre mi parfait de yogur griego, sobre mi avena y añadido a manzanas cubiertas de mantequilla de almendra.

Aceite de cáñamo

El aceite producido al exprimir las semillas de cáñamo es rico en ácidos grasos esenciales. Estas “grasas buenas” provienen de largas cadenas de grasas poliinsaturadas.

Estas grasas poliinsaturadas tienen un punto de humeo relativamente bajo (más bajo que el aceite de oliva, pero mayor al del lino), lo que significa que pueden oxidarse a altas temperaturas – algo que no deseas.

Es muy importante revisar el punto de humeo de tu aceite; podrías estar ingiriendo cancerígenos y liberando gases tóxicos en el aire utilizando el aceite equivocado mientras cocinas.

Yo no cocinaría con aceite de cáñamo, pero es muy delicioso si se utiliza como aderezo para ensaladas. Un consejo: mantén tu aceite de cáñamo en el refrigerador para prevenir la oxidación.

Polvo proteico o harina de cáñamo

Si eres vegetariano o vegano posiblemente ya sabes todo acerca de la proteína de cáñamo.

Si hay menos de 35% de proteínas en tu producto de cáñamo en polvo, entonces se trata de harina de cáñamo en lugar de polvo proteico porque hay más fibra que proteína. Cualquier cosa sobre 35% es considerado como proteína de cáñamo, que es lo que deseas, pues el cáñamo es una proteína completa que contiene todos nuestros aminoácidos esenciales.

A diferencia del suero de leche, no existe ningún producto animal o lactosa en la proteína del cáñamo, además de que ofrece algo de fibra y mineral por el mismo precio.

Ahora que has conocido las diversas caras del cáñamo, hablemos un poco de lo que hace a los cañamones tan nutritivos.

El cáñamo es rico en ácidos grasos esenciales

El cáñamo es fuente abundante de dos tipos de ácidos grasos esenciales que nuestros cuerpos necesitan para su funcionamiento básico: omega-3 y omega-6. Debemos intentar balancear un bajo nivel de omega-6 con un bajo nivel de omega-3 en un radio aproximado de 2-3:1 o menos.

El omega-6 se esconde en alimentos y aceites procesados. Las hormonas que el omega-6 crea tienden a crear inflamación en nuestro cuerpo, lo que produce enfermedades del corazón, cáncer, obesidad, hiperactividad y comportamiento agresivo.

Por otro lado, el omega-3 detiene la inflamación.

Dos tipos de omega-3, ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), son responsables de producir hormonas que controlan “la función inmune, la coagulación de la sangre y el crecimiento celular, así como los componentes de las membranas celulares”.

Según investigaciones, un radio 4:1 de omega fue asociado con una “reducción en un 70% de la mortalidad”.

Por lo general recomiendo obtener omega-3 de pescados grasosos como las sardinas, el salmón, la caballa y demás. Pero si piensas volverte vegetariano, estás de suerte. Las semillas de cáñamo tienen el radio ideal de omega-6 y omega-3.

¿Qué riquezas ofrecen estos omegas en las semillas de cáñamo?

Qué bueno que preguntaras. Aquí están 11 asombrosos beneficios brindado por el cáñamo a la salud.

1. Previene enfermedades cardiovasculares

El omega-3 en semillas de cáñamo y el aceite de cáñamo tienen algo niveles de ácido alfa-linolénico (ALA), otro ácido graso. Estos parecen “tener un efecto estabilizador en el corazón”.

Un análisis concluyó que los altos niveles de ALA en las semillas de cáñamo “pueden tener implicaciones nutricionales favorables y efectos fisiológicos beneficiosos para la prevención de enfermedades coronarias y cáncer”.

“Evidencia clínica sugiere que el EPA y DHA ayudan a reducir los factores de riesgo de enfermedades cardíacas, incluyendo el colesterol alto y presión arterial elevada”.

Estos tres ácidos grasos no sólo disminuyen el ritmo cardíaco y previenen arritmias; también bajan la presión arterial. El omega-3 inclusive ralentiza la producción de plaquetas en nuestras arterias para que la sangre fluya mejor.

2. Disminuye el colesterol dañino

El DHA y EPA han probado reducir los triglicéridos, que son grasa en nuestra sangre. Niveles elevados de triglicéridos han sido relacionados con niveles altos de colesterol y enfermedades del corazón.

Investigadores de un estudio dijeron que:

“El alto contenido de grasas poliinsaturadas en el aceite de cáñamo – en comparación a sus grasas saturadas – podría disminuir los niveles de colesterol en las personas y tratar la aterosclerosis, o el aumento de materiales en nuestras arterias”.

Los altos niveles de omega-3 en el aceite de cáñamo rompen el colesterol e inclusive evitan la coagulación de la sangre en las arterias, lo que reduce las posibilidades de ataques al corazón.

3. Puede prevenir la demencia y el Alzheimer

Las grasas insaturadas de las semillas de cáñamo son el reemplazo perfecto para proteínas provenientes de animales que son fuente de proteínas con niveles altos de grasas saturadas.

Las grasas insaturadas pueden ser asociadas con la reducción de riesgo de demencia.

De acuerdo al una revista sobre el Alzheimer: “la gente mayor cuyas dietas incluyen mayores cantidades de grasas insaturadas tuvieron un riesgo reducido de sufrir deterioros de la memoria y  el desarrollo de demencia”.

Investigaciones adicionales sugieren que “la gente mayor con una dieta rica en omega-3 es menos propensa a desarrollar Alzheimer”.

Pero los científicos no creen que sea sólo el omega-3 el que resulta beneficioso.

Un análisis concluyó el omega-6 llamado ácido y-linolénico en las semillas de cáñamo “consta de gran valor farmacéutico para las enfermedades degenerativas crónicas” – incluyendo la aterosclerosis, enfermedades cardiovasculares, Alzheimer y algunos tipos de cáncer.

4. Mejora la inmunidad y combate la fatiga

La alta concentración de omegas en la semilla de cáñamo también ayuda al transporte de oxígeno a las células a través de nuestro cuerpo. Cuando hay oxígeno en las membranas celulares, ayuda a bloquear los virus, infecciones por hongos, y bacterias, lo que lleva a menos resfriados y gripes durante el invierno.

Los beneficios para la salud de las semillas de cáñamo no acaban con sus ácidos omega-3 y omega-6.

La proteína de los cañamones también podría tener efectos contra la fatiga. Durante un estudio, investigadores encontraron que la proteína de las semillas de cáñamo mejoró el sistema inmune en ratones e inclusive les permitió nadar durante más tiempo a lo largo de la prueba.

5. Alivia la piel seca y con comezón

Ya que el aceite de cáñamo está tan bien balanceado en ácidos omega, los científicos han creído que sería algo beneficioso para aquellos sufriendo de dermatitis atópica, que es una condición de la piel con síntomas como sequedad, picazón y piel escamosa.

Ellos compararon el aceite de cáñamo y el de oliva durante 20 semanas. Los resultados mostraron que “tanto la sequedad de la piel y la picazón mejoraron, y el uso de tratamientos dérmicos disminuyó”. La piel se volvió más humectada “después de la intervención del aceite de cáñamo”.

Si el aceite de cáñamo pudo hacer maravillas para problemas de la piel serios como estos, definitivamente hará algo por la sequedad de tu piel durante el invierno.

6. Alivia los dolores en las articulaciones

De acuerdo a un estudio publicado en el diario sobre Artritis y Reumatismo, consumir ácido y-linolénico (GLA), un ácido graso omega-6 encontrado en las semillas de cáñamo, “reduce los síntomas de la artritis en un 25% comparado al placebo que lo hace en un 4%”.

7. Repleto de fibra

Como mencioné antes, las semillas de cáñamo enteras tienen más fibra insoluble que los corazones de la semilla.

La fibra insoluble ayuda a limpiar tu sistema digestivo, remueve toxinas y mantiene tu tracto digestivo en condición saludable.

Las semillas de cáñamo enteras tienen alrededor de 16 g de fibra por cada 3.5 cucharadas. Eso es casi la mitad de los 35 g de fibra diarios recomendados.

Pero el polvo y harina de cálamo también contienen fibra, a diferencia de otros polvos proteicos. Los polvos de cáñamo varían entre fabricantes, pero algunos contienen 12 g de fibra cada 2 cucharadas.

La Escuela de Salud Pública de Harvard dice que las dietas ricas en fibra disminuyen el riesgo de padecer:

  • Enfermedades del corazón
  • Diabetes tipo 2
  • Estreñimiento
  • Enfermedades diverticulares
  • Cáncer de colon

La fibra y la proteína en las semillas de cáñamo también te ayudarán a perder peso frenando tu apetito y haciéndote sentir lleno por más tiempo.

8. Contiene todos los aminoácidos esenciales

Los aminoácidos y las proteínas son considerados los ladrillos de la vida.

Cuando las proteínas se deshacen en nuestros cuerpos, nos dejan con aminoácidos. Y estos no son un producto de desecho.

Utilizamos los aminoácidos para:

  • Digerir la comida
  • Crecer
  • Reparar el tejido corporal
  • Realizar otras funciones corporales

Inclusive podemos utilizar los aminoácidos como fuente de energía.

Un estudio en la Revista de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva reportó que los atletas practicantes de entrenamientos de fuerza oxidaron tantos aminoácidos durantes sus ejercicios que resultaron ser incapaces de reparar los músculos dañados o formar nuevos tejidos musculares.

Las semillas de cáñamo contienen todos nuestros aminoácidos fundamentales.

Cada uno de estos aminoácidos específicos se encarga de una función diferente en nuestros cuerpos. Para que estos procesos ocurran, nuestros cuerpos necesitan una fuente adecuada de todo tipo de aminoácidos.

Si te hace falta algún aminoácido para realizar cierta reparación o función del cuerpo – lo siento, pero ese proceso se encuentra actualmente en pausa.

Los aminoácidos que no utilizamos no pueden ser almacenados para ser aprovechados posteriormente. Aun cuando no es tan importante consumir todos los tipos de aminoácidos en cada comida, definitivamente quieres asegurarte de consumirlos cada día.

La semilla de cáñamo es la manera perfecta de conseguirlo.

9. Es fuente completa de proteínas

La semilla de cáñamo entera puede tener hasta  un 25% en proteínas rectas. Como mencioné antes, 28 gramos (dos cucharadas) de cañamones contiene 10 g de proteína.

Las semillas de cáñamo tienen más proteínas/gramos que las semillas de chía (4.7 g) y las de lino (5.1 g).

Ahora, no estoy hablando de que las marcas más caras son las de calidad. La calidad de las proteínas está basada en la concentración de aminoácidos; y las semillas de cáñamos son excelentes cuando se trata de aminoácidos.

“Las proteínas con perfiles de aminoácidos más completos son digeridas y utilizadas de manera más eficiente por nuestro cuerpo”.

¿Cómo se mide esta eficiencia?

Un estudio en la Revista de Química Agrícola y Alimentaria descubrió que el puntaje PDCAA de la proteína de la semilla de cáñamo es “mayor o igual a muchas otras fuentes de proteínas veganas; incluídos granos, nueces y algunas legumbres”.

10. Leche de cañamo, el mejor reemplazo para la leche con lactosa

Los veganos y los intolerantes a la lactosa no pueden beber leche de vaca. Si eres alérgico a nuez de árbol debes mantenerte lejos de la leche de almendra. Si sufres de diabetes, la leche de arroz puede ser demasiado dulce para ti. ¿Alérgico a la soya?, eso descarta la leche de soya para ti.

Como puedes ver, de todas las leches no lácteas, el cáñamo es el claro ganador pues funciona casi para todos.

La leche sin lactosa más común es la leche de soya. Pero las proteínas en la leche de soya pueden ser difíciles de digerir para el organismo. Adicionalmente, “contiene inhibidores que bloquean la acción de la tripsina y otras enzimas que son necesarias para descomponer las proteínas”.

Ya que la proteína del cáñamo es tan fácil de digerir, es una mejor elección para aquellos que buscan evitar la leche animal debido a su dieta u otras razones médicas.

La leche de cáñamo también es la única fuente de leche con el radio perfecto entre los ácidos grasos omega-3 y omega-6.

11. Altos niveles de magnesio

El magnesio es considerado un macro mineral fundamental. Está envuelto en más de 300 funciones enzimáticas en nuestro cuerpo.

28 gramos de semillas de cáñamo tiene 179 mg de magnesio, lo que es aproximadamente el 45% VD.

“Por cada aumento de 100 mg/día en consumo de magnesio, el riesgo a desarrollar diabetes tipo 2 disminuye en casi un 15%”.

Además, añadir magnesio a tu dieta a través de las semillas de cáñamo te hará sentir más relajado lo que disminuirá la tensión, te dará más energía y permitirá conciliar el sueño más rápido.

El cultivo de cáñamo: desde la antigüedad hasta el siglo XX

En Nepal, al igual que en la antigua China, se hace referencia a la explotación del cáñamo desde hace unos ocho mil años. También en Egipto y Roma se usó la planta con fines textiles y los árabes extendieron su cultivo por toda la ribera del Mediterráneo. En España se cultivó durante varios siglos sucesivos con reconocimiento oficial especial, empleándose en la confección de vestidos, velas navales y piezas de barcos, cordajes y papel. Desde el siglo v aC hasta finales del siglo xix, el 90% de las cuerdas y velas para navegación y muchas redes de pesca se elaboraban con cáñamo. En la actualidad, aún lo utilizan en muchas embarcaciones por su gran resistencia a la humedad y a las variaciones climáticas.

El cáñamo fue utilizado para la fabricación de papel en la antigua China

Fue a principios del siglo xx, cuando el cáñamo fue incriminado como una competencia significativa para los intereses empresariales como los de la poderosa familia Rockefeller o los de la Du Pont, propietaria de la más importante industria petroquímica de Estados Unidos. E.I. du Pont de Nemours and Company, fundada en 1802, era propietaria de las patentes de tejidos sintéticos como el nailon 6.6 o el rayón, que empezó a comercializar en los años treinta. Además, Pierre Samuel du Pont se hizo cargo de la compañía General Motors en 1920, competidora de la de Henry Ford, quien desarrollaba en ese momento la investigación de combustibles y aceites derivados de la biomasa del cáñamo, lo que suponía un potencial competidor de la gasolina y la ruina para las empresas petroleras como la Gulf Oil, cuyo propietario fundador era William Larimer Mellon, nieto de Andrew William Mellon, secretario del Tesoro de Estados Unidos y propietario del Mellon National Bank. Así pues, las autoridades de Estados Unidos empezaron una campaña contra el cáñamo bajo la excusa de los efectos psicoactivos de la marihuana.

Las corrientes prohibicionistas fueron decisivas en la merma del cultivo del cáñamo. Su uso quedó reducido al mínimo en la década de 1930. De nada sirvieron los informes científicos y médicos de expertos como William C. Woodward, representante de la American Medical Association, en los que el cáñamo era reconocido como una planta medicinal con múltiples beneficios para la salud. O mucho más tarde, el estudio que en 1995 ninguneó la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que en 1998 sacó a la luz la revista New Scientist, que señalaba, tras una comparación con drogas como el alcohol y el tabaco, que el cannabis era menos dañino para la salud que esas drogas legales. Pero la OMS tuvo que ceder a las presiones de Estados Unidos y prohibirlo, porque el Instituto Nacional Norteamericano sobre el Abuso de Drogas afirmaba que ese estudio facilitaría argumentos a favor de la legalización del cannabis.

El cannabidiol deja de ser una sustancia prohibida por la AMA

La Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés) ha anunciado que, a partir del 1 de enero de 2018, el cannabidiol ya no estará en la lista de sustancias prohibidas.

La AMA se estableció en 1999 como una agencia internacional independiente que centra sus esfuerzos en la investigación científica, la educación y el desarrollo de técnicas antidopaje. Además, en 2004 creó el Código Mundial Antidopaje (el Código), un documento que reúne políticas, reglas y regulaciones antidopaje en todos los deportes de cada país. Más de 600 organizaciones en la industria del deporte han aceptado este Código y lo están implementando y ejecutando.

El CBD dejará de estar prohibido a partir de 2018

Desde un principio se planteó el Código Mundial Antidopaje [2] como un documento que evolucionaría y sería revisado cada pocos años para mantenerse al día con la evolución de las políticas, herramientas y medicamentos de las pruebas de drogas.  La actualización más reciente del listado de sustancias prohibidas por la AMA se lanzó el 29 de septiembre de 2017 y todos los cambios entrarán en vigor a partir del 1 de enero. Entre estos cambios destaca la decisión de dejar el cannabidiol (CBD) fuera de la lista de sustancias prohibidas.

El cannabidiol ya no está prohibido […] sin embargo, el cannabidiol extraído de las plantas de cannabis también puede contener diferentes concentraciones de THC, que sigue siendo una sustancia prohibida”, señalan desde la organización[3].  Las propiedades antiinflamatorias del CBD se conocen desde hace mucho tiempo[4].

Gracias a estas propiedades, el CBD se está convirtiendo en una alternativa popular a los opiáceos para, por ejemplo, los atletas profesionales. Es el caso del luchador Nate Diaz, que apuesta por el CBD porque no provoca efectos secundarios y no es adictivo aunque se tome durante largos períodos de tiempo.  Además, el cannabidiol puede reducir considerablemente el tiempo de recuperación de un atleta gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

Por otra parte, el hecho de que este cannabinoide sea un gran analgésico implica que ayude con el insomnio (el sueño es vital para la recuperación de los atletas) e incluso pueda ayudar con el apetito. Este cambio del CBD en la lista de sustancias prohibidas supone que los atletas puedan usar libremente el cannabidiol como un paliativo y antiinflamatorio sin preocuparse por ser expulsados de las competiciones o sufrir efectos secundarios graves.

Biografía:

World Anti-Doping Agency. (2017). Who we are. [online] [Accesso 10 Oct. 2017].

World Anti-Doping Agency. (2017). The Code. [online] Available at [Accesso 10 Oct. 2017].

World Anti-Doping Agency. (2017). Prohibited list 2018 summary of modifications [online] [Accesso 9 Oct. 2017]

Nagarkatte, P. Pandey, R. Rieder, S A. Hegde, V L. Nagarkatii, M. (2010). Cannabinoids as novel anti-inflammatory drugs.[online] [Accesso 10 Oct. 2017]

 Mannucci C1, Navarra M1, Calapai F1, Spagnolo EV2, Busardo FP3, Da Cas R4, Ippolito FM4, Calapai G1.

Neurological aspects of medical use of cannabidiol. CNS Neurol Disord Drug Targets. 2017 Apr 13/

Russo EB.Cannabidiol Claims and Misconceptions: Trends Pharmacol Sci. 2017 Apr 1.

Timothy E. Willy, PharmD*,Cannabidiol: Promise and Pitfalls Epilepsy Curr. 2014 Sep-Oct; 14(5): 250–252.

Watt G1, Karl T.In vivo Evidence for Therapeutic Properties of Cannabidiol (CBD) for Alzheimer's Disease.

Front Pharmacol. 2017 Feb 3

Babson KA1, Sottile J2, Morabito D3 . Cannabis, Cannabinoids, and Sleep: a Review of the Literature. Curr

Psychiatry Rep. 2017 Apr;19(4):23.

Massi P1, Solinas M, Cinquina V, Parolaro D.Cannabidiol as potential anticancer drug. Br J Clin Pharmacol.

2013 Feb;75(2):303-12.

Kaur R1, Ambwani SR, Singh S Endocannabinoid System: A Multi-Facet Therapeutic Target. Curr Clin

Pharmacol. 2016;11(2):110-7

Yang Y., Kim B., Lee J.Y. Astaxanthin structure, metabolism, and health benefits. J. Hum. Nutr. Food Sci.

2013

http://oedcm.com/NUEVAWEBOEDCM/

 

By Jorge López

Tecnico Naturópata colegiado

Nutricionista y Entrenador Personal (FPEF)

Universidad Europea Miguel de Cervantes

Universidad de Nebrija

Aviso:

La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Herboristería de Mamica no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Herboristería de Mamica no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

comentarios

Deje su comentario