Beta caroteno (Vitamina A)

En: - WiKiMAMICA En: Comentario: 0 Golpear: 87

Beta caroteno (Vitamina A)

Es un pigmento de color rojo-anaranjado abundante en frutas y plantas los carotenoides de los vegetales son la principal fuente de provitamina A, se emplean en la prevención de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), de las cataratas, en el tratamiento de la sensibilidad al sol y en la prevención de cierto tipo de tumores y lesiones precancerosas.

La vitamina A participa en el desarrollo del Sistema Nervioso. Vitamina B12Cianocobalamina

Necesaria para la formación de los glóbulos rojos, participa en el desarrollo del Sistema Nervioso y se emplea junto con otras vitaminas del grupo B en el Tratamiento de la neuropatía periférica y de las neuralgias.

Beta-Caroteno

¿Qué es?

El beta-caroteno es uno de los pigmentos de un grupo de pigmentos rojos, anaranjados y amarillos llamados carotenoides. El beta-caroteno y otros carotenoides proveen aproximadamente el 50% de la vitamina A necesaria en la dieta Americana. El beta-caroteno está presente en las frutas, verduras y granos. También se puede hacer en el laboratorio.

El beta-caroteno se utiliza para prevenir ciertos cánceres, las enfermedades del corazón, las cataratas, artrosis y la degeneración macular senil (DMS). También se usa para tratar síndrome de fatiga crónica, envejecimiento de la piel, SIDA, el alcoholismo, la enfermedad de Alzheimer, la depresión, la diabetes, la epilepsia, el dolor de cabeza, el reflujo, una infección que podría causar úlceras (infección por Helicobacter pylori), la presión arterial alta, la infertilidad, la enfermedad de Parkinson, la artritis reumática, la esquizofrenia, el ACD y trastornos a la piel que incluyen soriasis y vitiligo. Se usa para disminuir los síntomas de trastornos respiratorios, como el asma, y el asma inducido por el ejercicio físico, la fibrosis quística y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Se usa además para mejorar la memoria y la fuerza muscular. Ciertas personas usan betacaroteno para reducir la toxicidad asociada con quimioterapia, incluido el desarrollo de parches blanco la inflamación y úlceras que se forman adentro de la boca. Se ingiere también por boca para prevenir el desarrollo de nuevos lunares en la piel, muerte después de enfermedad hepática prolongada, una enfermedad llamada esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y la dilatación de un vaso sanguíneo cerca del abdomen (aneurisma abdominal).

El beta-caroteno también se utiliza en las mujeres desnutridas para disminuir las probabilidades de muerte y ceguera nocturna durante el embarazo, así como para la diarrea y fiebre después de dar a luz.

Ciertas personas ingieren betacarotenos para prevenir la quemadura de sol. Además, las personas ingieren betacarotenos para prevenir la sensibilidad a la luz solar debido a ciertas enfermedades como la protoporfiria eritropoietica (PPE) o erupción polimorfa lumínica.


Hay muchas autoridades – incluyendo la Asociación Americana del Corazón, la Sociedad Americana del Cáncer, el Instituto Mundial de Investigación del Cáncer en asociación con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, y la Agencia Internacional para Investigación del cáncer de la Organización de la Salud Mundial – que recomiendan obtener el beta-caroteno de los alimentos y no de suplementos, por lo menos hasta que las investigaciones demuestran si los suplementos ofrecen el mismo beneficio. El comer 5 porciones al día de frutas y verduras provee 6-8 mg de beta-caroteno

¿Qué tan efectivo es?

Expanda sección

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Eficaz para...

  • Tratamiento de la sensibilidad al sol en personas que tienen una enfermedad hereditaria de la sangre llamada "protoporfiria eritropoyetica". La ingesta de betacaroteno puede disminuir la sensibilidad al sol en personas con protoporfiria eritropoyética.

Posiblemente eficaz para...

  • Un enfermedad ocular denominada Degeneración macular relacionada con la edad (DMRE). La ingesta de betacaroteno junto con vitamina C, vitamina E y cinc parece ayudar a prevenir la pérdida de visión y detener el empeoramiento de la DMRE en casos avanzados más graves de AMD. La ingesta de esta combinación podría reducir el progreso de DMRE a un estadio más avanzado en personas con bajo riesgo; sin embargo esto resultados son contradictorios. La ingesta de betacaroteno y antioxidantes sin cinc no parece mejorar la DMRE avanzada. Existe evidencia contradictoria sobre si la ingesta los suplementos de betacaroteno como parte de la dieta ayuda a disminuir el riesgo de desarrollar DMRE.
  • Cáncer de mama. La ingesta de una mayor cantidad de frutas y vegetales que contienen betacaroteno parece disminuir el riesgo de cáncer de mama. Esto incluye a mujeres premenopáusicas con un historial familiar de cáncer de mama y aquellas que usan alcohol en forma excesiva.
  • Prevención de complicaciones posparto. La ingesta de betacaroteno antes, durante y después del embarazo parece disminuir la incidencia de diarrea y fiebre después del parto.
  • Complicaciones relacionadas con el embarazo. La ingesta de betacaroteno parece reducir el riesgo de muerte por embarazo, ceguera nocturna durante el embarazo, además de diarrea y fiebre posparto en mujeres desnutridas.
  • Quemaduras solares. La ingesta de betacaroteno podría disminuir las quemaduras por el sol en personas sensibles al sol. Sin embargo, no es probable que la ingesta de betacaroteno tenga mucho efecto sobre el riesgo de quemaduras pro el sol en la mayoría de las personas. Además, los betacarotenos no parecen disminuir el riego de cáncer de piel u otros trastornos de la piel asociados con la exposición al sol.

Posiblemente ineficaz para...

  • Prevención del aneurina abdominal de aorta o del agrandamiento de un vaso sanguíneo grande que cruza el abdomen. La investigación sugiere que la ingesta de betacaroteno durante aproximadamente 5.8 años no previene el desarrollo del aneurisma abdominal de aorta en hombres fumadores.
  • Enfermedad de Alzheimer. La ingesta de una dieta que contiene una mayor cantidad de betacaroteno no parece disminuir el riesgo de enfermedad de Alzheimer.
  • Cataratas. La ingesta de betacaroteno sola o en combinación con vitamina C, vitamina E y cinc durante 8 años probablemente no disminuye la incidencia o progreso de cataratas.
  • Fibrosis quística. La ingesta de betacaroteno durante un máximo de 14 meses no mejora la función pulmonar en personas con fibrosis quística.
  • Diabetes. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de una dieta que contiene grandes cantidades de betacaroteno está vinculada con una disminución del riesgo de desarrollar de diabetes tipo 2. La ingesta de suplementos de betacaroteno no reduce el riesgo de desarrollar diabetes o complicaciones relacionadas con la diabetes.
  • Lunares. La investigación muestra que la ingesta de betacaroteno durante 3 años no disminuye la formación de nuevos lunares.
  • Cáncer de hígado. La ingesta de betacaroteno solo o con vitamina E durante 5-8 años no previene el cáncer de hígado en hombres fumadores.
  • Enfermedad hepática. La ingesta de betacaroteno solo o con vitamina E durante 5-8 años no previene la muerte debido a enfermedad de hígado en hombres fumadores.
  • Riesgo general de muerte. Cierta investigación sugiere que la ingesta de suplementos que contienen betacaroteno, vitamina C, vitamina E, selenio y cinc durante 7 años podría reducir el riesgo de muerte en hombres. No obstante, no parece beneficiar a las mujeres. Also, otra investigación muestra que la ingesta de altas dosis de betacaroteno durante un máximo de doce años podría aumentar el riesgo de muerte en hombres y mujeres.
  • Accidente cerebrovascular. La ingesta de betacaroteno durante aproximadamente 6 años no disminuye el riesgo de accidente cerebrovascular en hombres fumadores. Además, existe evidencia de que la ingesta de suplementos de betacaroteno aumenta el riesgo de hemorragia cerebral en personas que consumen alcohol.

Probablemente ineficaz para...

  • Cáncer. La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de betacaroteno no previene o disminuir la probabilidad de muerte por cáncer de útero, cáncer de cuello de útero, cáncer de tiroides, cáncer de vejiga, cánceres de piel, cáncer de cerebro o cáncer en la sangre (leucemia). Sin embargo, cierta investigación sugiere que una combinación de betacaroteno con vitamina C, vitamina E, selenio y cinc podría disminuir las tasas de cáncer en hombres, pero no en mujeres. Los investigadores especulan que en el caso de los hombres se debe a una menor ingesta de antioxidantes en la dieta y por lo tanto podrían beneficiarse del consumo de más suplementos.
  • Cardiopatias. Un consejero científico de la Asociación Americana del Corazón afirma que la evidencia que hay no justifica el uso de antioxidantes como el beta-caroteno para reducir el riesgo de enfermedades del corazón. La evidencia muestra que los betacarotenos en combinación con vitamina C y E no disminuye el riesgo de cardiopatia.
  • Cáncer de colon. La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de betacaroteno junto con vitamina C, E, selenio y carbonato cálcico no disminuye el riesgo de crecimiento de tumor de colon. No parece disminuir el riesgo la recurrencia de tumor de colon en personas con tumores de colon extirpados, aunque podría reducir el riesgo de recurrencia de tumor de colon en personas que nunca tomaron alcohol no fumaron. Sin embargo, en personas que fuman cigarrillos y consumen alcohol, la ingesta de suplementos de betacaroteno aumenta el riesgo de nuevos tumores. No está claro si el betacaroteno dietario disminuye el riesgo de cáncer de colon.
  • Cáncer al pulmón. El tomar beta-caroteno parece aumentar el riesgo de cáncer al pulmón en las personas que solían fumar los ex-fumadores, las personas expuestas al asbesto y aquellos que usan alcohol y además fuman. Sin embargo, el beta-caroteno de la dieta no parece tener este efecto. La ingesta de suplementos que contienen betacaroteno, vitamina E y selenio durante aproximadamente 5 años no disminuye el riesgo de muerte en personas previamente diagnosticadas con cáncer de pulmón.
  • Cáncer de próstata. La ingesta de suplementos de beta-caroteno no parece prevenir el cáncer de próstata en la mayoría de los hombres. De hecho, existe inquietud sobre si los suplementos de beta-caroteno podrían en realidad aumentar el riesgo de cáncer de próstata en algunos hombres. Hay evidencia de que hombres que toman una multivitamina por día además de tomar un suplemento separado de beta-caroteno tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de próstata avanzado. Además, los hombres que fuman e ingieren los suplementos de betacaroteno tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • Envejecimiento de la piel. La investigación preliminar muestra que la ingesta diaria de 30 mg of betacaroteno podría reducir los signos del envejecimiento de la piel. Sin embargo, la ingesta diaria de 90 mg of betacaroteno no presenta ningún beneficio.
  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA, enfermedad de Lou Gehrig). La ingesta de suplementos de betacaroteno no parecen reducir el riesgo del ELA. Sin embargo, la ingesta de una dieta alta en betacaroteno parece recurrir el riesgo de ELA.
  • Asma. La ingesta de una dieta de betacaroteno no parece estar vinculada con un menor riesgo de asma.
  • Efectos secundarios de la quimioterapia. La ingesta de una dieta alta en betacaroteno está vinculada con una disminución de los efectos tóxicos en niños sometidos a quimioterapia por un tipo de leucemia llamad leucemia linfoblástica.
  • Prevención de complicaciones de la enfermedad pulmonar (enfermedad obstructiva crónica, EPOC). La ingesta de más betacaroteno en la dieta parece ayudar a prevenir la bronquitis y la dificultad para respirar en fumadores con EPOC. Sin embargo, los suplementos con betacaroteno no tiene ese efecto.
  • Función mental. Cierta investigación sugiere que la ingesta de betacaroteno durante un año no mejora la capacidad de razonamiento y la memoria en hombres mayores. Sin embargo, la ingesta de betacaroteno durante un máximo de 18 meses podría mejorar estos resultados.
  • Cáncer de esófago. La ingesta de suplementos de betacaroteno junto o en combinación con vitamina A o vitamina E, además de vitamina C no parece disminuir el riesgo de cáncer esofágico.
  • Ataques de asma causados por ejercicio físico. La ingesta diaria de betacaroteno parece prevenir los ataques de asma causados por el ejercicio físico.
  • Cáncer de estómago. Cierta investigación sugiere que la ingesta de betacaroteno no disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de estómago. Además, la ingesta de betacaroteno en combinación con vitamina A, C y/o E no parece reducir el riesgo de desarrollar cáncer de estómago. Sin embargo, cierta información preliminar sugiere que la ingesta de betacaroteno, vitamina E y selenio podría disminuir el riesgo de cancer de estómago en personas chicas desnutridas con alto riesgo. Además, la ingesta de betacaroteno parece ayudar a tratar lesiones precancerosos en el estómago en personas con alto riso fe sufrir de cancer de estómago.
  • Infección por Helicobacter pylori (H. pylori), que causa úlceras estomacales. La ingesta de betacaroteno en combinación con medicamentos recetados no presenta mayor beneficio en el tratamiento de la infección por H. pylori que la ingesta de medicamentos de manera aislada.
  • VIH / SIDA. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de betacaroteno durante 4 semanas ayuda a mejorar la función del sistema inmunitario en personas con VIH. No obstante, la evidencia es contradictoria.
  • Parches blancos en la lengua y en la dentro de la boca llamada leucoplasia oral. No es claro si la ingesta diaria de betacaroteno disminuye los síntomas de leucoplasia oral. Cierta investigación sugiere que podría disminuirla cuando se ingiere durante un máximo de 12 meses. No obstante, al menos en personas qu no fuman, el betacaroteno no parece ayudar a disminuir los síntomas o prevenir el cáncer de boca.
  • Inflamación y úlceras en la membrana que recubre la boca (mucositis oral). La ingesta de betacaroteno no parece prevenir el desarrollo de mucositis oral durante la radio o quimioterapia.
  • Artrosis. Una mayor ingesta de betacaroteno podría prevenir el empeoramiento de artrosis, pero no parece prevenirla.
  • Cáncer de ovario. La ingesta de dieta rica en carotenoides, incluidos betacarotenos, podría disminuir el riesgo de cáncer de ovario en mujeres posmenopáusicas.
  • Cáncer de páncreas. El tomar suplementos de beta-caroteno solos o en combinación con otros antioxidantes tales como vitamina A o vitamina E no parece reducir el riesgo de cáncer pancreático.
  • Rendimiento físico. La ingesta de una dieta que contiene una mayor cantidad de betacaroteno no parece mejorar el rendimiento físico y la fuerza muscular en personas mayores.
  • Un sarpullido en la piel debido a la fotosensibilidad llamada erupción lumínica polimorfa. Cierta investigación sugiere que la ingesta de betacaroteno puede mejorar la sensibilidad a la exposición del sol en personas con erupción lumínica polimorfa. No obstante, la evidencia es contradictoria.
  • Alcoholismo.
  • Síndrome de fatiga crónica (SFC).
  • Depresión.
  • Epilepsia.
  • Cefaleas.
  • Acidez.
  • Hipertensión.
  • Infertilidad.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Psoriasis.
  • Artritis reumatoidea.
  • Esquizofrenia.
  • Otras afecciones.

Se necesita más evidencia para aprobar al beta-caroteno para estos usos.

¿Cómo funciona?

Expanda sección

El beta-caroteno es convertido a vitamina A, un nutriente esencial. Tiene actividad antioxidante e antiinflamatoria, lo que ayuda a proteger a las células para que no sufran daño.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Expanda sección

El beta-caroteno ES PROBABLEMENTE SEGURO en adultos y niños cuando se ingiere en cantidades apropiadas para algunas condiciones médicas específicas. Sin embargo, los suplementos de beta-caroteno no son recomendables para uso general.

El beta-caroteno NO ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se ingiere en dosis altas, especialmente si se toma a largo plazo. Dosis altas de beta-caroteno pueden poner la piel de color amarillo a anaranjada.

Hay una creciente preocupación de que tomar altas dosis de suplementos de antioxidante tales como beta-caroteno puede causar más daño que bien. Algunas investigaciones muestran que el tomar dosis altas de suplementos de beta-caroteno podría aumentar la probabilidad de muerte en general, aumentar el riesgo de ciertos cánceres, y posiblemente aumentar otros efectos secundarios. Además, existe también preocupación de que tomar grandes cantidades de una multivitamina más un suplemento separado de beta-caroteno aumenta la posibilidad de desarrollar un cáncer avanzado de próstata en los hombres.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y Lactancia: El betacaroteno ES PROBABLEMENTE SEGURO cuando se lo ingiere en cantidades apropiadas. Sin embargo, no se recomienda altas dosis de suplementos de betacaroteno para uso general durante el embarazo y la lactancia.

Angioplastia, un procedimiento al corazón: Hay un poco de preocupación de que el uso de vitaminas antioxidantes, incluyendo el beta-caroteno, podría producir efectos nocivos después de una angioplastia. Pueden interferir con la mejoría. No use beta-caroteno y otras vitaminas antioxidantes antes de una angioplastia sin la recomendación de su proveedor de salud médica.

Historial de exposición al asbesto: En las personas que han estado expuestas al asbesto, los suplementos de beta-caroteno podrían aumentar el riesgo de cáncer. No tome suplementos de beta-caroteno si ha estado expuesta al asbesto.

Fumar: En las personas que fuman, los suplementos de beta-caroteno podrían aumentar el riesgo de cáncer de colon, pulmón y de próstata. No tome suplementos de beta-caroteno si fuma.

¿Existen interacciones con medicamentos?

Expanda sección

Moderadas

Tenga cuidado con esta combinación

Medicamentos que se usan para bajar el colesterol (Estatinas)

El tomar, beta-caroteno, selenio, vitamina C y vitamina E juntos podría disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol. No se sabe si el beta-caroteno, si se toma solo, disminuye la eficacia de todos medicamentos que se usan para bajar el colesterol.

Algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol incluyen a atorvastatina (Lipitor), fluvastatina (Lescol), lovastatina (Mevacor) y pravastatina (Pravachol).

Niacina

La niacina puede aumentar los niveles del colesterol bueno. El tomar beta-caroteno, vitamina C, vitamina E y selenio juntos podría disminuir los efectos de la niacina sobre los niveles de colesterol bueno. La niacina puede aumentar el colesterol bueno.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Expanda sección

No se conoce ninguna interacción con hierbas y suplementos.

¿Existen interacciones con alimentos?

Expanda sección

Alcohol

El beber alcohol en exceso puede disminuir la acción del beta-caroteno en el cuerpo y aumentar el nivel de otra sustancia química llamada retinol. Los investigadores están preocupados de que esto puede aumentar el riesgo de cáncer. Pero, se necesitan más investigaciones para determinar si esta preocupación está justificada.

Olestra (substituto de grasa)

La olestra puede interferir con la acción del beta-caroteno en el cuerpo. En las personas sanas la olestra disminuye en un 27% la concentración de betacaroteno en el suero de la sangre.

¿Qué dosis se utiliza?

Expanda sección

Las siguientes dosis se han estudiado en investigaciones científicas:

ADULTOS:
POR VÍA ORAL:

  • Para la protoporfiria eritropoietica: se ha usado 180 mg of betacaroteno por día. Si esta dosis no resulta efectivo, podría aumentarse a 300 mg por día.
  • Para prevenir las quemaduras solares en las personas sensibles a la radiación solar: Se ha usado un producto específico (Betatene by Betatene Ltd or Cognis Australia Pty Ltd) que contiene 24-25 mg of betacaroteno junto con otros carotenoides durante 12 semanas.
  • Para el tratamiento de la degeneración macular senil (DMS): Se ha usado todos los días 15 mg de betacaroteno más 500 mg de vitamina C y 400 IU de vitamina E, con o sin 80 mg de óxido de cinc.
  • Para prevenir complicaciones después del nacimiento: 42 mg of betacaroteno por semana.
  • Para complicaciones relacionadas con el embarazo: 42 mg of betacaroteno por semana.

NIÑOS:
POR VÍA ORAL:

  • Para la fotoporfiria eritropoyética (EPP): La dosificación cambia según la edad. De 1 a 4 años de edad, la dosis diaria es de 60-90 mg; de 5 a 8 años de edad, 90-120 mg; de 9 a 12 años de edad, 120-150 mg; de 13 a 16 años de edad, 150-180 mg; y desde 16 en adelante, 180 mg. If las personas siguen siendo demasiado sensibles al sol con esta dosis, puede elevarse la dosis de betacaroteno a 30-60 mg por día para personas desde 16 años en adelante, y hasta un total de 300 mg por día en adultos mayores de 16 años de edad.

La ingesta diaria recomendada de beta-caroteno no ha sido establecida porque no se ha hecho suficiente investigación al respecto.

Los suplementos de beta-caroteno están disponibles en dos formas. Una es a base de agua y la otra a base de aceite. Los estudios demuestran que la versión a base de agua parece ser absorbida mejor.

Otros nombres

Expanda sección

A-Beta-Carotene, A-Bêta-Carotène, Beta Carotene, Bêta-Carotène, Bêta-Carotène Tout Trans, Carotenes, Carotènes, Carotenoids, Caroténoïdes, Caroténoïdes Mélangés, Mixed Carotenoids, Provitamin A, Provitamine A.

Metodología

Expanda sección

Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

Expanda sección

  1. Ribeiro BD, Barreto DW, Coelho MAZ. Technological Aspects of ß-Carotene Production. Food Bioprocess Technol 2011;4:693-701.
  2. Paiva SA, Russell RM. Beta-carotene and other carotenoids as antioxidants. J Am Coll Nutr. 1999;18:426-33. View abstract.
  3. Hernandez-Alvarez E, Pérez-Sacristán BI, Blanco-Navarro I, Donoso-Navarro E, Silvestre-Mardomingo RA, Granado-Lorencio F. Analysis of microsamples of human faeces: a non-invasive approach to study the bioavailability of fat-soluble bioactive compounds. Eur J Nutr. 2015 Dec;54:1371-8. View abstract.
  4. Nagao T, Warnakulasuriya S, Nakamura T, Kato S, Yamamoto K, Fukano H, Suzuki K, Shimozato K, Hashimoto S. Treatment of oral leukoplakia with a low-dose of beta-carotene and vitamin C supplements: a randomized controlled trial. Int J Cancer. 2015 Apr 1;136:1708-17. View abstract.
  5. Lai GY, Weinstein SJ, Taylor PR, McGlynn KA, Virtamo J, Gail MH, Albanes D, Freedman ND. Effects of a-tocopherol and ß-carotene supplementation on liver cancer incidence and chronic liver disease mortality in the ATBC study. Br J Cancer. 2014 Dec 9;111:2220-3. View abstract.
  6. Santos VM, Camilo AG, Souza LA, Souza DW, Marinho CS, Monteiro LM. A woman with treated breast cancer, recent neurological symptoms and xanthoderma. Acta Med Iran. 2013 Apr 6;51:195-8.
  7. Cho S, Lee DH, Won CH, Kim SM, Lee S, Lee MJ, Chung JH. Differential effects of low-dose and high-dose beta-carotene supplementation on the signs of photoaging and type I procollagen gene expression in human skin in vivo. Dermatology. 2010;221:160-71. View abstract.
  8. Wang A, Han J, Jiang Y, Zhang D. Association of vitamin A and ß-carotene with risk for age-related cataract: a meta-analysis. Nutrition. 2014 Oct;30:1113-21. View abstract.
  9. Bjelakovic G, Nikolova D, Gluud C. Meta-regression analyses, meta-analyses, and trial sequential analyses of the effects of supplementation with beta-carotene, vitamin A, and vitamin E singly or in different combinations on all-cause mortality: do we have evidence for lack of harm? PLoS One. 2013 Sep 6;8:e74558. View abstract.
  10. Fitzgerald KC, O'Reilly ÉJ, Fondell E, et al. Intakes of vitamin C and carotenoids and risk of amyotrophic lateral sclerosis: pooled results from 5 cohort studies. Ann Neurol. 2013;73:236-45. View abstract.

 

 

By Jorge López

Tecnico Naturópata colegiado

Nutricionista y Entrenador Personal (FPEF)

Universidad Europea Miguel de Cervantes

Universidad de Nebrija

Aviso:

La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Herboristería de Mamica no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Herboristería de Mamica no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

comentarios

Deje su comentario